¿Qué puede y qué no puede arreglar el antenista?


Hola

Hoy vamos a hablar de lo que puede arreglar y lo que no puede arreglar un antenista, ya que hay personas que piensan que los antenistas arreglan televisiones y no, no es así, al menos en la mayoría de los casos.

Un antenista arregla la  instalación de la antena, ya sea particular o comunitaria. Es decir, arregla todos los elementos que intervienen en la recepción, amplificación y distribución de la antena. Esto es:

ELEMENTOS DE CAPTACIÓN

  • Antena receptora (TDT, satélite…)
  • Mástil, torreta y elementos de agarre
  • Cable hasta el amplificador

ELEMENTOS DE AMPLIFICACIÓN

  • Amplificador de Mástil
  • Alimentador del amplificador de mástil
  • Amplificador de interior
  • Equipo de amplificación

ELEMENTOS DE DISTRIBUCIÓN

  • Distribuidores
  • Derivadores
  • Cableado
  • Tomas de TV

La televisión, el sintonizador, el vídeo VHS, el DVD y, en general todos los receptores de señal de televisión, NO FORMAN PARTE DE LA INSTALACIÓN DE ANTENA, por lo que los antenistas no suelen poder repararlos a no ser que dispongan de un taller a tal fin, lo que haría que fueran Técnicos electrónicos en un Servicio de Asistencia Técnica de Reparación de Televisores.

 

Aquí tenéis un pequeño resumen de las principales averías que había en la TV analógica y las que hay en la TDT:

Antiguamente, en la TV analógica, la imagen podía fallar de diversas maneras:

DÉFICIT DE SEÑAL

Si había déficit de señal, es decir, poca señal (menos de 60dB), se veían puntitos blancos y negros en la imagen. Cuanto más baja era la señal más puntitos se veían y, en consecuencia, peor se veía la TV. El audio se escuchaba habitualmente hasta que aparecía un zumbido de fondo y, cuando este zumbido era mayor que el audio del programa que veíamos se decía que ya ni se escucha. Esto lo podía arreglar el antenista aumentando la señal, bien desde el equipo de cabecera o bien desde un amplificador de interior, dejando la imagen más o menos nítida.

 

EXCESO DE SEÑAL

Si había demasiada señal (más de 80dB) la TV saturaba y se veía como con mucho color y aparecían unas ondas que se movían de un lado a otro. Este fallo se solucionaba bajando la potencia del amplificador (cabecera o de interior) o colocando un atenuador variable o una toma de TV que atenuara más, mejorando la calidad de la imagen.

DOBLE IMAGEN O IMÁGENES FANTASMAS

Otro fallo muy habitual de la TV analógica era la doble imagen o imágenes fantasmas. En lugares donde la señal venía por varios puntos, ya fuera porque había rebotes en los edificios, o porque estaban cerca de dos o más repetidores, las imágenes se solapaban y se producía una doble imagen o imágenes fantasmas. Éste fallo era más difícil de solucionar que los anteriores, pues dependía de muchos más factores externos que los otros. Se solían solapar dos antenas en paralelo para que la suma de las dos ganancias fuera mayor que las interferencias, consiguiendo así eliminarla o, en el peor de los casos, reducirla, permitiendo así ver la TV. Normalmente estos fallos no afectaban al audio.

La TDT solucionó todos estos problemas, eliminando la posibilidad de dobles imágenes, nieblas, saturaciones de color, zumbidos… Además, la TDT tiene un margen de maniobra mucho mayor, pues debe tener, según ICT-2, una señal de entre 45 y 75dB en toma, lo que reduce los riesgos de saturación o falta de señal.

En contra, si la señal falla, ya sea por saturación o por atenuación, o la calidad de recepción de la señal no es buena (que nada tiene que ver con la calidad de la imagen), la TV no se ve, ni bien ni mal y, en la mayoría de los casos, tampoco se escucha, ya que hay unos “chasquidos” que no permiten escuchar la TV.

Los fallos de la TDT son unos cuadraditos pequeños, que unidos parecen formar uno grande o rallas horizontales, pero que no permiten  ver la TV. Veamos un ejemplo:

Así pues, en resumen, tenemos que la TDT ha mejorado la calidad de la imagen de TV, ha mejorado el audio y ha reducido los problemas de recepción, amplificación y distribución. En contra, el antenista no puede alterar la calidad para hacer que se vea mejor, sólo puede dar más o menos potencia para que llegue más o menos señal, por lo que si una imagen no se ve bien porque tiene imágenes fantasma, niebla, etc, hay sólo dos opciones: o la TV genera ese fallo o el emisor no emite bien.

 

Ah! En la TDT, tanto si tiene mucha como si tiene poca señal, el efecto visual es el mismo, los cuadraditos o la famosa (y temida) pantalla de “Sin señal”

En Bricorled SL podemos solucionar la mayoría de los problemas de recepción de señal para que puedas ver con claridad tu programa de televisión favorito. Eso sí, siempre y cuando no sea fallo del receptor, pues nosotros no arreglamos la TV.

 

¡Pasa buen día!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *